Blog / Bebés

Desarrollo del bebé: lo más importante de cada etapa

El desarrollo del bebé es diferente dependiendo del mes, en Nanos te damos una guía que te ayudará en sus cuidados. BEBÉS · 18/08/2021

Durante el primer año de vida, tu bebé experimentará muchos cambios a nivel físico, emocional y psicológico, ¿sabes qué esperar del desarrollo del bebé en cada etapa? En cuestión de meses empezará a ser más independiente de sus padres, dejará de dormir tantas horas al día y comenzará a hacer varias tareas de forma autónoma. En este tiempo, también empezará a definirse su personalidad, ya que experimenta grandes evoluciones a nivel social y empieza a desarrollar su inteligencia.

También tú, como madre o padre, irás aprendiendo qué te quiere comunicar tu pequeño/a a través del llanto, la sonrisa, los sonidos o los movimientos físicos y empezaréis a interactuar. De todas formas, siempre debes tener en cuenta que cada bebé es un mundo, por lo que no todos evolucionarán al mismo ritmo. Deberás adecuarte al suyo, y si tienes alguna duda sobre la evolución de tu bebé, lo mejor es que consultes directamente a tu pediatra.

Desde Nanos, sabemos la importancia que tiene estar preparado/a para todos los cambios que experimentará tu pequeñajo/a. Seguro que después de haber hecho una lista de nacimiento perfecta para su llegada, no quieres perderte tampoco nada de su crecimiento y saber lo que puedes esperar. Por eso, en este post vamos a explicarte qué es lo más importante de cada etapa del desarrollo del bebe mes a mes. Al final, también te daremos algunos consejos para vestir a tu bebé que pueden ser de ayuda.

El desarrollo del bebé de 0 a 3 meses

En el primer mes de vida, tu bebé se pasará la mayor parte del día durmiendo. Solamente se despertará si tiene hambre o si se siente incómodo por algo. Para calmarlo puedes hablarle y mirarle, ya que empieza a reaccionar a los sonidos y puede verte a una distancia de unos 30 centímetros.

De momento sus músculos están muy débiles y es incapaz de sostenerse por sí solo o de coger juguetes u objetos con sus manos, aunque si puede ser que agarre el dedo de su madre para tranquilizarse.

Pasado el primer mes, el bebé ya pasará más tiempo despierto y empezará a sentir curiosidad por lo que le rodea. Los colores vivos, los ruidos fuertes y el movimiento serán puntos de alto interés para el/la más pequeño/a de la familia. A partir de este momento ya consigue transmitir sentimientos a través de la sonrisa. También comienza a hacer movimientos más enérgicos y logra tener la cabeza levantada por unos segundos.

Ya en el tercer mes, tu hijo/a empieza a conocer el fenómeno causa-efecto, cuando, por ejemplo, interactúa con sus juguetes. Además, comienza a reconocer algunas partes de su cuerpo tales como sus pies y manos. Ya a esta altura consigue mantener levantada su cabeza cuando lo llaman o le interesa algo, pero no podrá estar en la misma posición mucho tiempo.

El desarrollo del bebé de 4 a 6 meses

Una vez pasados los primeros 3 meses de vida, tu bebé empezará a ser más sociable, por ello, no querrá pasar demasiado tiempo solo y hará ruidos para llamar tu atención. Además, cuando juegues con él o le hagas cosquillas te responderá con carcajadas. También logrará sentarse, siempre y cuando lo agarren por detrás, y cogerá los objetos que le rodeen. Con esto último hay que tener cuidado ya que intentará llevarse todo a la boca.

En el quinto mes ya empieza a utilizar todo su cuerpo para comunicarse. Da pataditas cuando algo le gusta o está contento, aparta la cabeza cuando algo no le gusta, etc. Sus movimientos cada vez son más coordinados, empieza a distinguir quienes están con él y puede llegar a articular algunas sílabas.

Ya con seis meses, logrará voltearse y sujetar el biberón con sus propias manos. Es también el momento en el que empiezan a brotar los primeros dientes, por lo que ya podemos introducir nuevos alimentos en su dieta dejando de alimentarlo solo con leche materna.

El desarrollo del bebé de 7 a 9 meses

Con 7 meses el bebé ya tiene mayor control sobre sus movimientos, ya gatea e incluso intenta ponerse de pie. El entorno cada vez le resulta más atractivo para explorar, por eso sigue queriendo reconocer los objetos llevándoselos a la boca.

En el octavo mes, el/la pequeño/a ya reconoce su nombre y reacciona a él. Ya es bastante consciente de quienes son las personas más cercanas a él/ella, pero sigue siendo tímido cuando se presentan desconocidos. Es posible que, a esta altura, si ha recibido buenos estímulos, intente pronunciar su primera palabra.

Con los 9 meses, el bebé ya gatea más rápido, agarra objetos durante bastante tiempo y sigue intentando ponerse de pie apoyándose en todo lo que encuentre. Como sus dientes ya están saliendo, es normal que se encuentre incómodo la mayor parte del día.

El desarrollo del bebé de 10 a 12 meses

Para el décimo mes, el/la pequeño/a ya gateará por toda la casa y se interesará por saber qué se esconde dentro de los muebles. Además, ya puede sostenerse de pie si se apoya en un mueble y se pasa la mayor parte del día despierto/a. Eso si, la siesta no la perdona.

En el mes 11 ya será capaz de buscar los objetos que le pidan sus padres y empezará a comer solo/a los alimentos que pueda coger con sus manos. También empezará a interesarse en las historias y cuentos que les narres. 

Con un año, el bebé ya puede dar algunos pasos sin la ayuda de nada ni de nadie. Es normal que ya diga “mamá” y “papá” y que responda a órdenes simples. La comunicación con sus padres es mucho más fluida, ya que ambos se entienden mejor, y su equilibrio y coordinación experimentan una mejoría notable.

Consejos para el cuidado de la ropa de tu bebé

En Nanos, sabemos que una de las cosas que más disfrutamos con la llegada de un bebé es la ropa. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la piel de los recién nacidos es muy sensible. Por eso, no solo hay que cuidar los productos de su higiene, también es indispensable cuidar su ropa y asegurarnos de que está confeccionada con productos 100% naturales.

Lo más recomendable para lavar su ropita es que lo hagas a mano y,preferiblemente, con un jabón neutro en agua tibia. Para secarlas, lo ideal es poner las prendas al sol y plancharlas a la mínima temperatura.

Si alguna de las prendas tiene una mancha difícil, puedes usar agua oxigenada, pero nunca utilices lavandina en la ropa de tu pequeño/a.

Ahora que ya sabes la evolución que experimentará tu bebé durante sus primeros 12 meses de vida, no debes olvidar una parte fundamental: su ropa de bebé sea niña o niño.
En la colección de recién nacidos de nuestra web, puedes encontrar todo lo imprescindible para que a tu bebé no le falte de nada.

 

< Back

Welcome to the World of NANOS